Nuestro planeta Tierra tiene la bendición del Sol, lo que permite la vida. La doctora Karin Staab ha estudiado muchísimo este tema y es enfática en señalar que, para nuestra piel, puede ser una maldición. El vivir bajo el Sol produce en la piel una gran parte de lo que llamamos “Estrés Oxidativo“, lo que se suma al Envejecimiento intrínseco (el que se hereda) y la malogra, produciendo acúmulos de melanina, elastosis, sequedad, arrugas finas, queratosis actínicas y, eventualmente, cáncer.

El Fotoenvejecimiento produce manchas (Melasmas, cloasmas y efélides o pecas) en la piel, arrugas finas y elastosis. Este daño se puede reparar mediante Fotorrejuvenecimiento.

Antes del Fotorrejuvenecimiento

Después del Fotorrejuvenecimiento

Dra. Karin Staab  2020. Todos los derechos reservados.

WhatsApp chat